Tuesday, May 1, 2012

La Doctrina de Descubrimiento y Colonialismo


La Doctrina de Descubrimiento:
 La Ley Internacional del Colonialismo
Documento de la Sala de Conferencia
11 ª Sesión del Foro Permanente para las Cuestiones Indígenas de las Naciones Unidas
7-18 de mayo 2012

Presentado por: Professor Robert Miller

            El 8 de enero de 1455, el papa Nicolás V emitió la bula Romanus Pontifex al rey Alfonso de Portugal y le ordenó que en lo que respecto a África:

"Invadir, buscar, capturar, vencer y someter a todos los sarracenos [los musulmanes] y paganos en absoluto, y otros enemigos de Cristo dondequiera que colocan, y los reinos, ducados, principados, dominios, posesiones y todos los bienes movibles e inmuebles en poder absoluto y poseído por ellos y para reducir sus personas a la esclavitud perpetua, y para aplicar y apropiado para él y sus sucesores de los reinos, ducados, condados, principados, dominios, posesiones y bienes, y para convertir a la suya. . . el uso y aprovechamiento. . . [Y que] poseen, estas islas, tierras, puertos y mares, y que son del derecho de poseer y pertenecer a dicho rey Alfonso y sus sucesores. . . "1

            El derecho internacional que autorizo y regulo los seiscientos años de la colonización europea de gran parte del mundo hoy se conoce como la Doctrina de Descubrimiento. A partir de las Cruzadas a Tierra Santa en 1096-1271, los países europeos y la iglesia cristiana comenzó el desarrollo de legalidades para justificar sus supuestos derechos a dominar y colonizar las naciones no cristianas.2  Específicamente, Portugal y España contribuyeron al desarrollo de esta ley a principios de los años 1400 en sus disputas sobre las islas cercanas la península Ibérica y la costa de África.3   La Iglesia se involucró y publicó bulas papales que se cobró la concesión de la soberanía de Portugal y la jurisdicción sobre los pueblos indígenas y la propiedad de las islas y las tierras de África que Portugal afirmaron haber "descubierto".4  Adicionales bulas papales proclamadas en 1493 pretendían conceder a España y Portugal derechos legales para colonizar y explotar el mundo entero.5 A partir de entonces, España y Portugal aplicaron la Doctrina de Descubrimiento en África y América6, y más tarde Inglaterra, Francia, Holanda, Rusia y España utilizan la Doctrina para reclamar por derechos en América del Norte.7  España, Portugal, Inglaterra, Holanda y Francia también utilizaron la Doctrina para reclamar derechos sobre los Pueblos Indígenas y sus tierras y recursos en Asia, el Pacífico y la Oceanía.8  La las sociedades coloniales que resultaron de la colonización europea de gran parte del mundo sigan aplicando la Doctrina del Descubrimiento en contra de las Naciones y Pueblos Indígenas en la actualidad.9

            En 1885, trece países europeos firmaron un tratado basado en varios de los elementos de la Doctrina de Descubrimiento en el que se acordaron la partición de enormes áreas de Africa.10 Los siete países europeos que colonizaron África, principalmente justificaron sus sistemas coloniales y el robo de tierras, bienes y los derechos humanos en los elementos del derecho internacional de Descubrimiento.11  Por ejemplo, los países europeos firmaron innumerables tratados con las naciones africanas que, al tiempo que reconoce la soberanía de África y sus gobiernos hasta cierta medida, en realidad se limitan la autodeterminación africana y su autogobierno, mientras que inició la explotación de los pueblos, tierras y recursos.12  Países europeos promulgaron numerosas leyes y creó las administraciones coloniales para gobernar y explotar África, y los sistemas judiciales europeos y coloniales tuvieron que resolver muchos problemas sobre la titularidad de los derechos indígenas, las tierras y los recursos en África.13

            Los países escandinavos también aplicaron los elementos de Descubrimiento contra los pueblos Sami para tratar de limitar los derechos de los Sami a la libre determinación y sus derechos territoriales y de propiedad.  La investigación preliminar establece que los casos judiciales de Suecia,14 y Noruega,15 y los materiales históricos muestran que los gobiernos de Suecia, Noruega, Finlandia, y Rusia se han violado los derechos de los Sami y los derechos humanos, también derechos de territorio y la propiedad.16 Los Sami siguen luchando para hacer valer sus derechos en la actualidad.17

            Es evidente que todos los pueblos indígenas necesitan comprender cómo la ley internacional del colonialismo se ha desarrollado; la forma en que se utilizó para denigrarles como seres humanos y luego como se utilizó para robar sus tierras, bienes y derechos, y cómo los ha afectado desde el inicio de la colonización hasta 2012.

            Un estudio de la Doctrina del Descubrimiento y su aplicación en todo el mundo se ve facilitada por la definición de los elementos constitutivos que conforman la Doctrina.  Estos elementos están bien definidos en el juicio principal sobre el tema de Discovery, en el caso del Tribunal de Supremo EE.UU. Johnson v M'Intosh, 21U.S.(8 Wheat.)543(1823).18  El caso de Johnson ha sido muy influyente en la definición de Descubrimiento y clave en decidir las cuestiones relativas a la colonización y los derechos de las Naciones Indígenas.  El caso ha sido citado cientos de veces por los tribunales de Australia19, Canadá20, Nueva Zelanda21, Estados Unidos22, y por el Consejo Privado de Inglaterra en los casos sobre la colonización en África y Canadá.23

            Estos elementos se reflejan, en diversos grados, en las leyes, tratados, casos judiciales, políticas, y las historias de todos los países coloniales europeos y en las sociedades de colonos que los europeos han establecido en todo el mundo.  Los diez elementos que constituyen la Doctrina son muy útiles en el análisis y la comparación de cómo las sociedades de colonizadores utilizan esta ley internacional contra las Naciones y Pueblos Indígenas.24


1. Primer descubrimiento.  El primer país europeo que descubrió tierras desconocidas por otros europeos reclamó derechos de propiedad y soberanía sobre las tierras y los pueblos indígenas. Un primer descubrimiento, sin embargo, se considera por lo general de crear sólo un título incompleto a esas tierras.

2. La ocupación real y la posesión.  Para activar un "primer descubrimiento" en un título completo reconocido por los demás europeos, un país europeo tenía que ocupar de hecho y poseer las tierras que habían descubierto.  La ocupación se demuestra por lo general por construir fuertes o asentamientos.  La posesión física debía llevarse a cabo en un plazo razonable de tiempo después de un "primer descubrimiento" para crear un título completo.

3. Derecho Preferencial / Título Europeo.  Países europeos que reclamaban un "primer descubrimiento", también pretendía haber adquirido el poder de la preferencia, es decir, el derecho exclusivo de comprar las tierras de los Pueblos Indígenas.  Se trata de una valiosa derecho de propiedad análoga al derecho una opción exclusiva para comprar la tierra.  El gobierno europeo que se cobró el derecho preferencial podría prevenir o adelantarse a cualquier otro gobierno europeo o individuo de la compra de tierras de los pueblos nativos.  La mayoría de las sociedades de colonizadores siguen reclamando este derecho de propiedad sobre las Naciones y Pueblos Indígenas en la actualidad.

4. Titulo Indígena/ Nativo. Después de un "primer descubrimiento", los sistemas jurídicos europeos afirmaron que los Pueblos y Naciones Indígenas habían perdido de forma automática el derecho de la plena propiedad de sus tierras. Los europeos entonces afirmaron que las naciones indígenas sólo se conservaron el derecho de ocupar y utilizar sus tierras. Estos derechos pueden durar indefinidamente, sin embargo, si los pueblos indígenas nunca entregan su consentimiento para vender sus tierras al país europeo que reclamaban el derecho de preferencia. Pero si las Naciones Indígenas si optaron por vender sus tierras, sólo se esperaba la venta de tierras al gobierno europeo que pretendía mantener el derecho de preferencia.

5. Limitación de derechos indígenas soberanas y comerciales. Después de un "primer descubrimiento", los poderes europeos afirmaron que las Naciones y Pueblos Indígenas perdieron varios aspectos de su soberanía y sus derechos inherentes al comercio internacional y la diplomacia.  Los europeos afirmaron que las naciones indígenas sólo podían interactuar con el gobierno europeo que los "descubrió".

6. La contigüidad. Los Europeos reclamaron una cantidad significativa de tierra contigua a sus descubrimientos y sus alrededores reales y los asentamientos coloniales. El principio de la contigüidad se reclama, por ejemplo, para que el descubrimiento de la desembocadura de un río supuestamente otorgó el país europeo una reclamación sobre todas las tierras regadas por ese río.

7. Terra nullíus. Esta frase significa que una tierra o la tierra que es nula, vacía o despoblada. Bajo la Doctrina de Descubrimiento, si las tierras no estaban ocupadas por cualquier persona o nación, o incluso si estaban ocupadas, pero no estaban siendo utilizados de una manera que los sistemas jurídicos europeos aprobaron, entonces las tierras se consideraron como "vacíos" y disponibles para solicitudes de Descubrimiento. A menudo los europeos se consideran tierras que eran propiedad de hecho, siendo ocupados y utilizados por las Naciones Indígenas, de ser "vacíos" y "abiertos" de estar disponibles para reclamar.

8. El cristianismo. La religión era un aspecto muy importante de la Doctrina de Descubrimiento. Los cristianos afirmaron que los pueblos no cristianos no tienen los mismos derechos a la tierra, la soberanía y la autodeterminación como tenían los cristianos.25 Por otra parte, los europeos afirmaron que tenían el derecho y el deber de convertir a los no cristianos.

9. Civilización. El “modelo” europeo de la "civilización" incluye la idea de que los europeos eran superiores a los Pueblos Indígenas y sus civilizaciones.  Los países europeos afirmaron que el Dios cristiano les había mandado a traer "la civilización" a los pueblos indígenas y ejercer las facultades de paternalismo y la tutela sobre ellos.

10. Conquista. Los europeos afirmaron que podría adquirir, a través de victorias militares, el título absoluto y la propiedad de las tierras de las Naciones Indígenas.  Por analogía, la "conquista" también fue utilizado como un término técnico para describir los supuestos derechos de propiedad y la soberanía adquiridos automáticamente en dominación sobre las Naciones y Pueblos Indígenas sólo por pretender hacer de europeos el "primer descubrimiento".

            Las diversas formas y permutaciones de los elementos anteriormente mencionados están presentes en las historias y las leyes de hoy en día y las políticas de todos los países colonizadores y las sociedades coloniales que fueron establecidos por los colonizadores Europeos.  Estos elementos fueron utilizados, y se sigue utilizando, para tratar de justificar las afirmaciones de limitar la soberanía, la propiedad y los derechos humanos de las Naciones y Pueblos Indígenas.  Apoyamos los esfuerzos continuos de los pueblos indígenas para oponerse a la existencia misma de la doctrina del descubrimiento y derogar sus efectos perniciosos.


Acciones propuestas para iniciar la eliminación de la Doctrina de Descubrimiento

Pedimos al Foro Permanente para que adopte estos pasos iniciales para comenzar el proceso de repudiar y revertir la Doctrina de Descubrimiento después de 600 años.

1. Adoptar la solicitud del Documento de la Sala de Conferencia sometido por la Confederación Haudenosaunee, y el American Indian Law Alliance, de que el Foro Permanente de Pueblos Indígenas convoca una reunión de expertos para crear un estudio internacional sobre la Doctrina del Descubrimiento y sus efectos sobre los pueblos indígenas, y que presente dicho estudio, junto con las recomendaciones, en el Foro Permanente en 2014.

2. Abogar que todos los Estados del mundo adoptan la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas como ley nacional de obligado cumplimiento.

3. Abogar que todos los Estados revisen sus leyes, reglamentos y políticas que afectan a naciones y pueblos indígenas y derogar leyes, reglamentos y políticas que reflejan los prejuicios etnocéntricos, feudales, y religiosos de la Doctrina de Descubrimiento.  Por otra parte, los Estados deben realizar estas revisiones en plena consulta con las Naciones y Pueblos Indígenas y con su consentimiento libre, previo e informado.

4. Hacer un llamado a todos los estados para educar a sus ciudadanos en los programas escolares y por otros medios acerca de la historia verdadera y completa de la colonización y la aplicación de la Doctrina de Descubrimiento como ley internacional.

5. Hacer un llamado a todas las iglesias a unirse con los pueblos indígenas en el repudio de la Doctrina de Descubrimiento y cualquier papel que las iglesias pueden haber desempeñado en la creación de la Doctrina y en su aplicación en contra de las Naciones y Pueblos Indígenas.  Somos conscientes de que varias iglesias y organizaciones de la iglesia ya lo han hecho: la Iglesia Episcopal en el año 2009, la Iglesia Anglicana de Canadá en 2010, y el Consejo Mundial de Iglesias en 2012.  Pedimos a otras iglesias a seguir su ejemplo.

_____________________________
[1] European Treaties Bearing on the History of the United States and Its Dependencies to 1648, at 23 (Frances G. Davenport ed, 1917).

2 Anthony Pagden, Lords of all the World: Ideologies of Empire in Spain, Britain and France c. 1500-c. 1800 (1995); Robert A. Williams, Jr., The American Indian in Western Legal Thought: The Discourses of Conquest (1990).

3 See, e.g., Robert J. Miller & Micheline D’Angelis, Brazil, Indigenous Peoples, and the International Law of Discovery, 37 Brooklyn J. Int’l L. 1 (2011); Robert J. Miller, Lisa Lesage & Sebastian Lopez Escarcena, The International Law of Discovery, Indigenous Peoples, and Chile, 89 Neb. L. Rev. 819 (2011).

4 See, e.g., Williams, supra note 2, at 72 (bull of 1436 regarding the Canary Islands); European Treaties, supra note 1, at 23 (bull of 1455 regarding the west coast of Africa); Church and State Through the Centuries 146-53 (Sidney Z. Ehler & John B. Morrall trans. & eds, 1967).

5 European Treaties, supra note 1, at 23 (translating four bulls from 1493).

6 See, e.g., Brazil, supra note 2, at xx; Chile, supra note 2, at xx.

7 See, e.g., Robert J. Miller, Jacinta Ruru, Larissa Behrendt & Tracey Lindberg, Discovering Indigenous Lands: The Doctrine of Discovery in the English Colonies 26-170 (2010); Robert J. Miller, Native America, Discovered and Conquered: Thomas Jefferson, Lewis & Clark, and Manifest Destiny xx (2006).

8 See, e.g., Discovering Indigenous Lands,  supra note 7, at 171-246; Blake A. Watson, The Impact of the American Doctrine of Discovery on Native Land Rights in Australia, Canada, and New Zealand, 34 Seattle U. L. Rev. 507 (2011); Robert J. Miller & Jacinta Ruru, An Indigenous Lens into Comparative Law: The Doctrine of Discovery in the United States and New Zealand, 111 West Vir. L. Rev. 849 (2009).

9 See, e.g., Robert J. Miller, The International Law of Colonialism: A Comparative Analysis, 15 Lewis & Clark L. Rev. 847 (2012); Discovering Indigenous Lands,  supra note 7, at xx; Brazil, supra note 3, at xx; Chile, supra note 3, at xx; City of Sherrill v. Oneida Indian Nation of N.Y., 544 U.S. 197, 203 n.1 (2005).

10 See, e.g., General Act of the Berlin Conference on West Africa (1885) (at http://africanhistory.about.com/od/eracolonialism/l/bl-BerlinAct1885.htm); S.E. Crowe, The Berlin West African Conference 1884-1885 xx (1942). 

11 See, e.g., 3 Colonial Africa, 1885-1939 xvii-48 (Toyin Falola ed., 2002); M.E. Chamberlain, The Scramble for Africa xx (2d ed. 1999); 6 The Cambridge History of Africa 1870-1905, at 26-729 (Roland Oliver & G.N. Sanderson eds, 1985); VII U.N. Educational, Scientific and Cultural Organization, General History of Africa: Africa under Colonial Domination 1880-1935, at xx (A. Adu Boahen ed, 1985); Colonialism in Africa 1870-1960, at xx (Peter Duignan & L.H. Gann eds, 1969-1975) (5 volumes).

12 See, e.g., 3 Colonial Africa, supra note 11, at 5-6, 8-9, 29, 33; 6 The Cambridge History of Africa, supra note 11, at 127, 442, 449, 453, 724-27. 

13 See, e.g., The Western Sahara (Advisory Opinion), Int'l Ct Justice 4 (1975); Amodu Tijani v. Secretary, Southern Nigeria, 2 A.C. 399 (1921) (Privy Council); 3 Colonial Africa, supra note 11, at 16-20.

14 Cf. North Frostviken Sami Village v. State, S.Ct. Decision No. DT 2, Case No. 324/76 (1981) (Supreme Court of Sweden).

15 Cf. Landowners and right-holders in Manndalen, et al v. The Norwegian State, Serial No. 5B/2001, No. 340/1999 (2001) (Supreme Court of Norway); Sirum et al v. Essand Reindeer Pasturing District, Seiral No. 4B/2001 (2001) (Norway); Riast/Hylling Sami v. Kjell Bendixvold et al, Frostating Lagmannsrett LF-1995-00034 A, Supreme Court HR-1997-00061 A, No. 96/1996 (1997) (Norway).

16 See, e.g., Lehtola Veli-Pekka, The Sami siida and the Nordic states from the Middle Ages to the beginning of the 1900s, in Conflict and Cooperation in the North 183-94 (Kristina Karppi & Johan Eriksson, eds, 2000); Einar Niemi, History of Minorities: The Sami and the Kvens, in Making a Historical Culture: Historiography in Norway 325-46 (William H. Hubbard et al, eds, 1995); The Sami National Minority in Sweden 7-140 (Birgitta Jahreskog, ed, 1982).

17 See, e.g., Eva Josefsen, Norwegian Legislation and Administration - Sami Land Rights, Galdu Cala (No. 1, 2007); Elisabeth Einarsbol, Some legal considerations concerning Saami rights in saltwater, Galdu Cala (No. 1, 2006); Henry Minde, Assimilation of the Sami – Implementation and Consequences, Galdu Cala (No. 3, 2005).

18 Johnson v. McIntosh is a very important case regarding the Doctrine of Discovery and Indigenous affairs as is demonstrated by the reams of books and articles written about it.  See, e.g., Michael C. Blumm, Why Aboriginal Title is a Fee Simple Absolute, 15 Lewis & Clark L. Rev. 975 (2012); Lindsay G. Robertson, Conquest by Law: How the Discovery of America Dispossessed Indigenous Peoples of their Lands (2005); Eric Kades, The Dark Side of Efficiency: Johnson v. M'Intosh and the Expropriation of American Indian Lands, 148 U. Pa. L. Rev. 1065 (2000).

19 A computer search reveals that ten Australia cases have cited Johnson v. M’Intosh. See, e.g., Western Australia v. Ward, [2002] 213 CLR 1, 76 ALJR 1098; Mabo v Queensland (No 2), (1992) 175 CLR 1, 107 ALR 1.

20 A computer search reveals that up to forty-four Canadian cases have cited Johnson v. M’Intosh. See, e.g., R. v. Sparrow, [1990] 70 D.L.R. (4th) 385, 1 S.C.R. 1075 (Supreme Court of Canada); Kwicksutaineuk/Ah-Kwa-Mish First Nation v. British Columbia, [2011] 55 C.E.L.R. (3d) 165, 15 B.C.L.R. (5th) 322 (British Columbia Supreme Court). 

21 Several New Zealand cases have also cited Johnson v. M’Intosh. See, e.g., Attorney-General v. Ngati Apa, [2003] 2 NZLR 643; Wi Parata v. Bishop of Wellington, [1877] 3 NZ Jur (NS) 72; R. v. Symonds, [1847] NZPCC 387.

22 Johnson v M’Intosh has been cited hundreds of times by federal and state courts in the United States. See, e.g., City of Sherrill v. Oneida Indian Nation of N.Y., 544 U.S. 197, 203 n.1 (2005); Attorney’s Process & Invest. Services v. Sac & Fox Tribe, 609 F.3d 927 (8th Cir. 2010).

23 Amodu Tijani v. Secretary, Southern Nigeria, 2 A.C. 399 (1921) (Privy Council); In re Southern Rhodesia, A.C. 211 (1918) (Privy Council); Canada v. Ontario, [1910] A.C. 637 (Privy Council); St. Catherine’s Milling and Lumber Co. v. The Queen, (1889) L.R. 14 App. Cas. 46 (Privy Council).

24 Native America, supra note 7, at 3-5.

25See Steven T. Newcomb, Pagans in the Promised Land: Decoding the Doctrine of Christian Discovery (2008).

1 comment:

  1. Este es un documento muy valioso que todos debemos mantenerlo en mente para tener claridad y certeza cuando elaboramos estrategias de lucha.

    Gracias hermano Tupac

    ReplyDelete