Thursday, May 10, 2012

Declaración Conjunta de los pueblos indígenas relativa al Comité Intergubernamental de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual


FORO PERMANENTE DE LAS NACIONES UNIDAS PARA LAS CUESTIONES INDÍGENAS
11º Período de Sesiones, 7-18 de mayo de 2012, Nueva York


Declaración Conjunta de los pueblos indígenas relativa al Comité Intergubernamental  de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual sobre recursos genéticos, conocimientos tradicionales y folclore


Las organizaciones de Pueblos Indígenas, Naciones, y organizaciones que presentan: Consejo de Pueblos Indígenas sobre Biocolonialismo (IPCB por sus siglas en inglés), Fourth World Center para el estudio de leyes y políticas indígenas – Universidad de  Colorado en Denver, American Indian Movement de Colorado, TONATIERRA, Seventh Generation Fund for Indian Development (SGF), American Indian Law Alliance (AILA), Ke Aupuni O Hawaii, The Kaoni Foundation, Indigenous World Association, Chihene Ndeh, Māori Caucus comprising representation from the Te Rūnanga o Te Rarawa, the Ngāti Kuri Trust Board, Te Rūnanganui-a-Iwi o Ngāti Kahu and Ngāti Kahungunu Iwi Incorporated,  Winnemem Wintu Tribe, Comunidad Integradaora del Saber Andino (CISA),

Apoyo de Pueblos Indígenas, Naciones, y organizaciones (No-registrados en este Undécimo período de Sesiones) Parlamento Rapa Nui, Network for Native Futures, Consejo de Todas las Tierras, AIPIN,

La presente declaración se realiza en representación de Pueblos, Naciones y organizaciones Indígenas. Presentamos la siguiente declaración y recomendaciones con gran preocupación por cómo la OMPI puede afectar negativamente a nuestros derechos sobre nuestros sistemas de conocimientos indígenas y recursos genéticos desarrollados y preservados por nuestros pueblos durante miles de años.

Como pueblos originarios, libres e independientes de nuestras tierras y territorios, reafirmamos nuestro derecho a la libre determinación, y nuestra relación espiritual y cultural con todas las formas, sistemas de conocimientos y modos de vida dentro de nuestras tierras y territorios tradicionales. 

Somos los guardianes de todos los aspectos de nuestro patrimonio cultural transmitido desde nuestros ancestros, generación tras generación, y reafirmamos nuestra responsabilidad para proteger y perpetuar estos conocimientos para el beneficio de nuestros pueblos y nuestras generaciones futuras.  

Los pueblos y las naciones indígenas somos los protectores y poseedores de todos los elementos que componen nuestro patrimonio cultural, incluyendo el tema que se encuentra en negociación en la OMPI: conocimientos tradicionales, expresiones culturales tradicionales y recursos genéticos. 

Una cuidadosa revisión de los procesos de la OMPI indica claramente que Estados Miembros de la OMPI desean subsumir los sistemas de conocimiento y el patrimonio cultural de los pueblos indígenas dentro del marco de propiedad intelectual de Estados y corporaciones transnacionales.   Preguntamos a la OMPI, ¿con qué autoridad moral y legal consideran que poseen un derecho a imponer un régimen de derechos de propiedad intelectual sobre los conocimientos y recursos de los pueblos y naciones indígenas? 

De manera clara, el trabajo llevado a cabo en la OMPI está exclusivamente orientado para beneficiar a los Estados que quieren tener acceso y derechos de propiedad sobre los conocimientos y recursos de los pueblos indígenas; la OMPI pretende proteger el robo ya cometido de los recursos genéticos, los conocimientos tradicionales y las expresiones culturales tradicionales de los pueblos indígenas, que ahora se consideran de dominio público o bien están protegidos por derechos de propiedad intelectual de Estados/empresas para su propio beneficio comercial. Por lo tanto, la OMPI representa una banda de piratas y ladrones modernos que continúan saqueando las tierras y territorios de los pueblos indígenas. La OMPI está promoviendo y potenciando de manera activa el proceso racista en curso de la Doctrina del Descubrimiento.

Decimos, ¡no más! La OMPI no tiene derecho a desposeernos de nada más: ni una gota de sangre más, ni una semilla más, ni una canción, o historia o enseñanza más. ¡Nada más!

Problemas relativos a los derechos de los pueblos indígenas en la OMPI

Existen problemas muy graves relativos a la participación de los pueblos indígenas en las 18ª, 19ª y 20ª Sesiones del CIG que expresan unánimemente nuestra insatisfacción por nuestra participación desigual en las deliberaciones del/ de los instrumento/s internacional/es que se encuentran en negociación  en la OMPI/CIG.

El 20 de febrero de 2012, prácticamente todos los delegados y delegadas indígenas que asistían decidieron dejar de participar activamente  en las negociaciones de la OMPI, ya que el derecho de los pueblos indígenas, como pueblos y como naciones, para participar en calidad de iguales en las negociaciones continúa siendo denegado. Los pueblos indígenas hemos visto cómo nuestra participación en grupos de trabajo clave ha disminuido de manera continua, y nuestras propuestas de texto requieren el respaldo de al menos un Estado para que se tengan en cuenta. Sin el respaldo de un Estado, las propuestas de los pueblos indígenas son ignoradas. El veto de los Estados a la participación y las propuestas de los pueblos indígenas es intolerable e inaceptable.

La exigencia más relevante y no negociable de los pueblos indígenas es que, como mínimo, la OMPI modifique su reglamento para así garantizar una participación plena e igualitaria de los pueblos indígenas en todos los procesos que nos afectan. Hasta que no se produzca ese cambio, no participaremos de manera consciente en un proceso que seguirá socavando los derechos de los pueblos indígenas y amenazando a nuestras generaciones futuras.  

Si no se produce un cambio en el reglamento de la OMPI, es totalmente irrealista que los pueblos indígenas se comprometan de manera significativa en el proceso de la OMPI. Como representantes de nuestras naciones, no podemos seguir asistiendo a reuniones donde se nos menosprecia y se nos silencia, mientras que los ladrones debaten llevándose los elementos más fundamentales de nuestro patrimonio cultural para su propio uso.

Dentro del actual proceso de la OMPI, se niega a los pueblos indígenas la participación significativa en asuntos que nos afectan directamente, lo que deriva en la negación de los derechos de los pueblos indígenas articulados en las normas jurídicas y convenios internacionales y en las secciones 18, 19 25 y 26 de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas. El proceso de la OMPI está deshumanizando y nos está desposeyendo de nuestro derecho a participar de manera efectiva y con integridad como pueblos y naciones indígenas.

Retamos a la OMPI para que conteste a las cuestiones específicas siguientes: 1. ¿Cuál es su definición específica del término “indígena” en sus proyectos de instrumentos? ¿Significa la utilización del término “indígena” que reconocen la libre determinación de los pueblos y naciones indígenas? ¿Están dispuestos a rectificar y reconocer a los pueblos indígenas como titulares de los derechos en las negociaciones de la OMPI? Si no es así, ¿por qué razón?



Recomendaciones

1. Hacemos un llamamiento al Foro Permanente para las Cuestiones Indígenas de la ONU para que solicite que la Organización Mundial para la Protección Intelectual (OMPI) modifique su reglamento para así asegurar la plena e igualitaria participación de los pueblos indígenas en todos aquellos procesos que les afectan, y para asegurar una completa e igualitaria participación de los pueblos y naciones indígenas en todos los procesos de la OMPI, incluyendo el Comité Intergubernamental (CIG), la Asamblea General y la Conferencia Diplomática. Hacemos un llamamiento al Foro Permanente para las Cuestiones Indígenas de la ONU para que informe a la OMPI de que si no modifica su reglamento, la OMPI estaría violando tanto la Carta como el espíritu de la Declaración de la ONU sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas.

2.  Recomendamos que el Foro Permanente para las Cuestiones Indígenas de la ONU deje claro a la OMPI que no tiene autoridad para regular el conocimiento tradicional de los pueblos indígenas, y que tampoco tiene derecho a acceder a sus recursos genéticos asociados, y que estos permanecerán bajo el control de los pueblos indígenas.

3.  Recomendamos que el Foro Permanente para las Cuestiones Indígenas de la ONU y las Naciones Unidas haga un llamamiento para parar las negociaciones de la OMPI/CIG y que en su lugar exija el desarrollo de un verdadero mecanismo internacional para proteger los sistemas de los pueblos indígenas para salvaguardar nuestro conocimiento tradicional y recursos genéticos, y los derechos relativos a ellos.

4. Hacemos un llamamiento a todos los pueblos indígenas para que se solidaricen con los pueblos indígenas que se oponen a la versión del siglo XXI de la Doctrina de los Descubrimientos, y para que dejen de participar activamente en los procesos de la OMPI relativos a los recursos genéticos, conocimiento tradicional y folclore a menos que, y hasta que, los Estados cambien sus reglamentos para permitirnos una plena e igualitaria participación a todos los niveles del CIG, y hasta que los instrumentos reconozcan y sean coherentes con los marcos internacionales existentes para garantizar los derechos y los intereses de los pueblos y naciones indígenas dentro del ámbito del CIG.

5.  Recomendamos que los pueblos y naciones indígenas establezcamos nuestras propias normas jurídicas para proteger nuestro conocimiento tradicional, expresiones tradicionales culturales y recursos genéticos, e insistimos en que la ONU informe a la OMPI de que debe respetar las tradiciones, prácticas y leyes de los pueblos indígenas relativas a estos aspectos.

No comments:

Post a Comment